Dulce Navidad..,

la otra cruz de la moneda

que nadie puede tapar...,

ni callar su voz,

que habla en su silencio,

pidiendo tal vez salvación.

 ¿Dulce Navidad?

¿Para todos...,

o para los que pueden gastar?

llevando en su cartera...,

su felicitación de navidad.

Si..., Dulce Navidad

pero sin olvidar

que hay más imágenes

como esos niños,

que solo pueden llorar.

Ellos no entienden de fechas

ni de regalos que no llegaran

solo de esperanzas..,

de frío en las entrañas,

esperando comida,

o esperando su final,

para encontrar la paz.

He aquí la cara

la otra cara de la cruz..,

inocente y dulce

de la triste navidad....

Sin nada más que decir...

acordémonos de ellos,

aunque no lleguemos

hasta allí.

 

No hay respuesta para su mirada, ni un halo que entonar, al ver esa carita y su mirada celestial… Demelsa