Tengo lágrimas en los ojos,

pena en mi corazón,

gime con tristeza mi alma,

faltándome tu calor.

 

 

No hay estrella que me consuele,

en una noche tan terrible,

negra sin sonrisas ni miradas,

y tu tan lejos…,

sin poderte hacer nada.

 

 

Dejo mis penas al aire,

mis lágrimas se derraman,

como ríos de amores escarchados,

que ya no rinden memoria,

aquellos tiempos felices.

 

 

El dolor de la pena me acobarda,

la existencia es complicada,

y todo por no encontrar una cuna,

que calme a mi vacío…, a mi nada.

 

 

Esa nada que se siente,

cuando no puedes alzar la mirada,

a los cielos con ojos claros,

ya que están tristes y empañados.

 

 

La soledad es un lujo,

en el que poder dejar salir,

todo lo mejor de ti….

 

 

Las penas y terrores,

el amor y la pasión,

y la tortura que sufro…,

de estar lejos de ti mi amor.

 

 

 

Es tu humildad la que me hace, tener sinceridad y paz, llenar mis noches y mis días, de amor pasión y sensualidad, eres mi rey de los cielos, el que me ayuda a profesar, el amor que siento estancado, por no poderte amar... Demelsa