Belcebú eres tu...,
demonio hechicero,
Rey candente y presto,
abrazar mi corazón.

Me haces ser Desdemona,
ardiente y pasional,
sintiendo ataduras,
¿Qué brebaje me das?

Me llevas a los infiernos,
donde prendemos ardientes,
para convertirnos en ángeles,
pletóricos de amor.

Brujo y hechicero,
Rey angelical...
déjame decirte te quiero,
déjame ser tu veneno...

Yo..,
también te quiero embrujar.

Sométeme a infiernos,
a cielos divinos,
pero acurrúcame siempre,
con dulce cariño.

Siempre beberé de ti...
Siempre quiero sentir....

Que eres esa poción...,
candente y pasional,
que embruja y envenena,
que disipa mis dudas y penas.

Llévame por favor,
llévame a tus infiernos...,
yo sabré darte pasión.

Pero acompáñame a los cielos,
para dejarte ver la paz,
que se desprende después de beber,
ese néctar prodigioso
con el que bañaste mis ser..

Así nos sumergiremos de nuevo..,
en la gruta de la profundidad,
para volver a los infiernos,
en un vuelo eterno..,
de ida y vuelta sin final.

Fragancia a rosas, sulfato en los sentidos, hacen que llegues a los infiernos, tocando después el más bello firmamento... .Demelsa