Quisiera encontrar…,

un rincón en el que poder gritar.

 

 

 

Tu nombre saliendo de mis adentros

sentir tu alma...,

 entrando en mis entrañas,

notar como tu pupila...,

se tatúa en  mi mirada.

 

 

 

Pero no encuentro mas que la nada

y con voz tenue recito,

lo que mi alma pide…,

lo que mi lamento triste,

canta en el silencio.

 

 

 

Hoy ya no se nada,

mas la tétrica muerte lenta,

llama a puerta con voz clara.

Para atacar de nuevo.

¡Ganarme la batalla!

 

 

Pero siempre sale la luz

siempre puedo esperar

que ese momento sublime

vuelva de nuevo a mimar

mi alma sedienta de amor.

 

 

 

Que por un momento estoy sintiendo

como se lleva a mi razón.

 

                                        

 

No busques espejos, en los que quererte reflejar, tan solo mírate en mis ojos, yo te dire la verdad, de la belleza de tu alma, de la pureza de tu amar....... Demelsa