Déjame pedirte perdón,

por unas palabras ...

esas que me hicieron enmudecer,

dejando errante mi alma.

Pasado infierno candente

que quema el interior

como fuego abrasador

destructor y convulsivo.

Mis palabras enmudecen

se bloquean mis pensamientos

hiriente corazón sangrante

que grita y gime en lamentos.

Yaga abierta al aire queda

recordando el dolor

estancándome en el tiempo

plasmada ante el hoy.

Busco refugio en el silencio

soledad con la que puedo conversar

queriendo borrar el pasado

haciendo infinita mi ingenuidad

Intento repartir mis pensamientos

la avergüenza me atenaza

a mi mente que ya pesa

por un pozo aun abierto

Inciertos son mis pensamientos

mi alma bulle entre la nada

intentado perderme...

escapar de la batalla.

Mas no puedo escapar

atrapada me hallo

con lagrimas amargas

que me hacen decir...

Calla tu no eres nada

eres deshonor y vergüenza

eres ira y rencor

limpia de nuevo tu alma

que marchita quedo.

Miro al cielo y ya no veo

la estrella que lucio

se haya pagada y sin luz

he perdido su calor.

Perdóname una vez más

si me pierdo otra vez

entre pensamientos y dolor

sin salir de la guarida

que un ángel me saco.

Ahora intentare recobrar el camino

hacia la estrella que brillo

para olvidar la vergüenza

y el dolor de la humillación .

                                                    Demelsa

La locura de convivir, con recuerdos escondidos, perdida en la ignorancia y en el temor, hace abrazar mi alma al unísono con el corazón… Demelsa