Pastorcillo...,
tu que andas hacia Belén,
lleva tu porte erguido,
porque tan solo haces bien.


Mantén tu mirada brillante,
tus andares casinos,
de caminos en piedras,
que te dirigen los sentidos.


Pastorcillo...,
que en tu zurrón llevas,
tu alma brillante,
tu corazón palpitante,
como ofrenda al Señor.


No temas nada.
pues el no querrá 
ni tu alma ni tu corazón,
tan solo quiere tu amor.


Pastorcillo,
ponte tus sandalias de nuevo,
cúrate las yagas de tus pies,
que no es eso lo que el quiere ver.


El quiere ver tu amor,
repartido en cada rincón,
quiere seguir tus pasos,
en los que siembras con tesón....


Amistad a raudales,
caminos de paz y cariño
junto a tu rebaño,
como un dulce niño.


Así que..., Pastorcillo,
limpia las lagrimas de tu faz,
y envuelve tu sonrisa,
para al niño Dios ofrendar.


Demelsa

Caminos de piedras, de dolor y pasión, que pones a los pies de ese niño Sol, es tu mejor regalo esa dulzura tuya y tu amor... .Demelsa