Si algún día tu mirada,

no puede levantar.

Déjame que te acaricie,

que te vuelva a despertar.

 

Si un día piensas

que ya no puedes continuar.

Déjame que te de la mano

para andar sin vacilar.

 

Si un día despiertas,

y no ves el sol salir.

Déjame que te trace uno,

entre sollozos.., volverá a lucir.

 

Si un día sientes frío

déjame ser…,

ese alma calida,

que apacigüe todo tu ser.

 

Si un día sientes soledad.

Déjame ser tu sombra,

en tu largo caminar.

Solo…, jamás estarás.

 

Si un día tu corazón.

deja de sentir amor.

Déjame que sea tu sangre,

bombeándolo con pasión.

Pero….

Si un día sientes fallecer,

yo seré tu caja…,esa de nogal,

para enterrarme contigo,

si no te pudiera despertar.

 

Estés donde estés,

en cualquier parte o rincón.

 

Ahí, siempre… ,

 siempre mi vida…

Siempre estaré yo.