No soy ninfa ni hada,

no soy princesa ni sirena,

no soy guapa ni hermosa,

no soy mas que cara fea.

 

Pero hay algo en mi,

que te quiero enseñar,

y dártelo con sinceridad.

 

Es mi interior..,

calido y tierno.

Es mi corazón,

dulce y sincero

 

El no entiende de odios,

no quiere maldad,

tan solo amor,

y si puede ser…

un rinconcito de tu corazón.

 

El siente ternura,

pasión y amor,

por ti dulce niño,

tú, rey de mi corazón.

 

Mas, poca cosa puedo ofrecerte

no tengo nada más,

que este corazón y alma,

que es lo que te puedo dar.

 

Pero si me dices que si,

que en ti puedo vivir,

te cuidare como nadie,

ha sabido cuidar de ti.

No grites a los vientos, que me vas amar, que me vas amar, no sueñes en tus noches, que me quiere amar. Deja tus sueños y tus gritos, deja tu dulce pasión, para cogerte de mi mano y enseñarme tu mágica pasión… Demelsa.