Hoy mis venas están secas,

mi sangre a perdido su color,

mi estrella a dejado de brillar,

el cielo en tinieblas está...

 

Mi sangre esta fría

no me queda aliento,

me intento alimentar de los sueños,

en los que ya ni tan solo me mezo.

 

Mis ojos se empañan,

con una cortina salada,

que cuaja de sal mi faz,

blanca y pálida como esta ya.

 

Mis manos tiemblan,

frió en las entrañas,

dolor sin sentido,

que abate mis alas.

 

Mi respiración entre cortada,

mis labios agrietados,

los escritos sin sentido,

que en yaga abierta dejan,

a mi corazón y a mi destino.

 

Ya me siento muerta en vida,

como si estuviera ya en mi lecho,

ese de madera...,

que me hará alcanzar nuestra estrella.

 

Mi mente espesa se oscurece,

mi corazón late despacio,

mis fuerzas se desvanecen,

sabiendo que he de partir,

que a mi lado no estarás....

 

Pero..., amor mío,

recuérdame en vida....

 

Mi corazón candente,

mis labios ardientes,

nuestras caricias,

en nuestra desnuda piel,

como seda satinada,

como fuego pasional,

que nos hacia llegar,

a ese éxtasis total.

 

Caricias desencadenadas en pasión,

abrazos cálidos, 

lagrimas dulces de amor.

 

Lo siento mi amor,

lo siento de veras,

pero llega el final,

y volare para recoger nuestra estrella...

 

Una estrella mágica,

que ha bordado nuestros nombres,

para que cuando tengamos que partir,

trazara el camino, para seguir...

 

Ella será nuestra carroza,

nuestra mensajera del amar,

que en su camino nos guiara,

para podernos reencontrar.

 

Mira siempre al celeste,

¡Mírala!.... Cielo mío.., ¡Mírala!,

en ella estaré esperando,

si es preciso toda la eternidad.

 

Y si otro amor llamara a tu puerta,

abre tu dorado corazón,

pues no por ello mi vida,

te amare menos yo.....

 

Amor mío..,

mis lagrimas se deslizan,

el dolor no me deja...,

me atormenta.

 

Se que llega la hora...,

y no tengo ganas de luchar,

voy a partir contigo,

pues en mi te llevo ya.

 

Me has hecho tan feliz....

me llevo tanto amor,

que nuestra llama mantendré,

hasta que me alcances otra vez.

 

Pero prométeme una vez más,

que vivirás con pasión,

como siempre lo hicimos...,

Tu y Yo.

  Gran suerte el poderte amar, gran suerte poderte sentir, pero el cruel destino me aparta de ti, así que..., vida mía, siempre vivirás en mi...Demelsa