Por esos seres...,

que han encontrado la morada,

bajo los escombros,

que la naturaleza...,

con su grandeza...,

hizo muestras de su poder.

 

Por esos seres que bajo la mano,

de la que se dice “Madre Naturaleza”

pierden su latir...,

pierden su vida...,

su futuro ya no esta aquí.

 

Por todos ellos..., un silencio,

una lagrima que se lleva los vientos,

un susurro en nombre del lamento.

 

La Madre Naturaleza,

con garras se levanta,

en forma de tornado,

de terremoto o huracán,

envistiendo con la furia

de sus aguas...,

que en pantano todo convertirá.

 

No se encuentra cobijo,

cuando ella enfurece,

no tiene compasión...,

si tu estas cerca,

te arrebatara el corazón.

 

Y un paisaje de desolación,

donde hubo y nada queda,

y la vida sigue..,que cruel pena.

 

Por eso tenemos que alzar,

nuestras manos para llegar,

aun que sea en el recuerdo,

de esas almas en pena,

que están ahí sufriendo.

Por que el dolor es mensajero, de unión y de cooperación, porque nunca fue bueno dar la espalda a desatender a ellos..., porque tal vez un dia..,  seremos nosotros los estemos sufriendo... Demelsa